7 ago. 2017

FOGONEROS: NO DEMOS EL MAL PASO

Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) fueron creadas en el 2009. ¿Para qué? Discursivamente las presentaba Kristina como la “democratización de los partidos”, “terminar con los candidatos elegidos a dedo”, pero las próximas PASO entierran definitivamente estas y otras palabrerías. El objetivo era otro. Como consecuencia de la crisis de las instituciones y los partidos del sistema abierta en 2001, se multiplicaron los armados electorales reciclándose los mismos de siempre en una enorme cantidad de “nuevas” estructuras partidarias presentando un enorme desfile de candidaturas, conspirando contra el bipartidismo, fórmula necesaria en el sistema parlamentario burgués para mantener la institucionalidad. Con las PASO buscaban volver a concentrar en un par de fórmulas electorales toda la “oferta” y así también concentrar los enormes recursos económicos que se reparten en cada elección.

La realidad muestra con claridad que esa profunda crisis institucional que tiene el sistema no pueden resolverla a través de ninguna ley. Lo que les sirvió a los principales partidos del sistema en su momento, con falsos argumentos como que era necesario “democratizar” internamente a los partidos, hoy no les cierra en sus disputas de negocios por bancas en las cámaras. Las PASO que hace tan sólo ocho años diseñaron para intentar recomponer la gobernabilidad y lograr mayor legitimidad para imponer sus planes de ajuste y saqueo, hoy pone aún más al desnudo su farsa electoral.

El fraude es ley cuando se trata de las elecciones en el marco del sistema capitalista, donde los candidatos ya fueron elegidos por el poder del dinero, ya se han pasado de un partido a otro sin ruborizarse, ya han sido candidatos testimoniales, ya se juntaron, se separaron y volvieron a armar alianzas... Tal es así, que de hecho no hay Internas Abiertas, en ninguno de los partidos, porque todos los jefes de cada armado no querían sombras dentro de sus filas. Y hasta inventaron nuevas denominaciones para ir por separado.

Así, a estas PASO las han convertido en unas elecciones generales anticipadas, una antesala de las de octubre. Con todo su cinismo, de sonrisas relucientes y puestas en escena de montajes propagandísticos, queda expuesta a flor de piel la farsa electoral, y se multiplica el rechazo a la lógica perversa que encima alimentan con millones de pesos que nos sacan a todos los trabajadores y trabajadoras para gastar en campaña. Así nos quieren llevar, elección tras elección, como ganado al matadero.



La grieta...
Por arriba puede haber fisuras, pero la verdadera grieta es entre ricos y pueblo trabajador, entre explotadores y explotados.
La estrategia de intentar polarizar al electorado para que elijan entre “buenos y malos” no es nueva, y siempre es funcional a esos “buenos y malos” que se alternan en el gobierno, mientras las cosas para el pueblo van de mal en peor. No hay grieta, mientras oficialismo y la supuesta oposición gobiernan juntos en temas como el endeudamiento externo, el modelo extractivista, planes de ajuste... El massismo y el kirchnerismo vienen acompañando con sus votos todo el paquete de leyes fundamentales que Macri necesitaba para aplicar el ajuste, los despidos, entregar las regalías mineras a las multinacionales, etc. Planes que aplicaron también todos los gobiernos provinciales y locales, gobierne quien gobierne. Ahora, buscan diferenciarse para intentar volver a polarizar a los votantes. Pero una inmensa mayoría del pueblo trabajador, aunque por obligación o por miedo a la sanción vaya y ponga la boleta en la urna, incluso si va a votar intentando favorecer a uno u otro candidato, no tiene ninguna clase de expectativa en que a través de las elecciones mejoren las condiciones en las que vivimos. Una inmensa mayoría tiene presente que todos los que se presentan se acomodan por beneficio propio y que responden a los intereses de un puñado de ricos, los grandes grupos económicos que son los que realmente gobiernan.

Dar un PASO hacia adelante
Queda claro que no hay salida depositando la mínima expectativa en los que vienen alternándose en el gobierno desde hace décadas, empobreciendo al pueblo, y destruyendo y saqueando nuestros bienes comunes. Todos estos caminos ya sabemos dónde nos llevan. 

A la vez, es un callejón sin salida el camino que proponen desde la izquierda electoral, funcional a las necesidades de los poderosos de recomponer legitimidad, y canalizar la bronca y el descontento dentro de los marcos institucionales, dentro de los límites que nos ponen los explotadores. 

Entonces ¿Qué podemos hacer? Es fundamental que confiemos en las enormes fuerzas que tenemos los trabajadores y trabajadoras cuando nos organizamos. Todos tenemos alguna experiencia de que cuando nos juntamos los de abajo las cosas son más fáciles, que nadie se salva solo, y que está en nuestras manos, y de nadie más, poder resolver nuestras necesidades más urgentes y nuestras aspiraciones y anhelos de libertad y felicidad. 
La experiencia, la historia de toda la humanidad muestra que los cambios importantes a favor de las mayorías se alcanzaron por el camino de la lucha y de las organizaciones que el mismo pueblo oprimido supo construir con independencia de sus verdugos..

Por eso una vez más reafirmamos la convocatoria a cada persona honesta de nuestro pueblo, a la juventud, a unirse y organizarse junto a otros trabajadores y trabajadoras, para que juntos vayamos conquistando, paso a paso, todos y cada uno de nuestros anhelos.

Avancemos en organización, unidad y lucha, planteando una verdadera salida a favor de las mayorías, por un gobierno en manos de la clase trabajadora.

Tenemos que hacer la revolución.

No hay comentarios.: